Martí tan lejos y tan cerca

0
79

Distante a nuestro tiempo está el hombre de La Edad de oro, esculpió el siglo que habitó con la universalidad de su obra y dejó a la posteridad un legado de infinito amor.

Llegué a José Martí a temprana edad, porque mi padre puso en mis manos el libro que a él le dio su progenitor y desde entonces amé cada página, aprendí de memoria y corazón Los zapaticos de rosa, admiré a Pilar, y reproché la actitud de Magdalena, lloré con Los dos príncipes y me sumergí en cada relato, como bendición imprescindible.

Martí, aunque distante siempre estuvo cerca, mi abuelo materno, cubano de pura cepa, Pedro Suárez Molina nació el 19 de mayo de 1895, mi abuelo paterno, español, Juan González Pérez, con apenas 14 años se alistó al ejército mambí ese mismo día.

Coincidencias de la vida me acercan siempre al más universal de los cubanos, cuanto escribió ayer puede ser útil mañana, hay tanto que aprender de su pensamiento, de la claridad de sus ideas que es preciso regresar al maestro.

Martí lejos en años, llega hoy y siempre, para estremecer y animar, para mostrar la valía de la razón, la honradez, la nobleza, el decoro, la lealtad y el amor, hay tanto que aprender, tanto que apropiarse de sus enseñanzas, tanto que crecer desde dentro, que no cuenta la distancia en años, cuenta la vigencia de su pensamiento.

No por multiplicarlo en bustos hacemos el mejor homenaje a quien defendió con su vida a la patria amada, a quien enalteció la amistad de manera sublime, a quien escribió desde el alma para todos los tiempos; se le honra siendo mejores, se le honra desde la pureza de las ideas, sin egoísmo, sin falsedad, sin hipocresía, se honra a Martí desde la virtud.

José Martí, tan lejos y a la vez tan cerca, llega a estos días nuestros para hacer más nítido el camino en el que no faltarán espinas, pero solo la razón sobrepasará lo adverso, porque como escribió: “Se necesita ahora más que nunca, templos de amor y humanidad que desaten todo lo que hay en el hombre de generoso y sujeten todo lo que hay en él, de crudo y vil.”

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre