Maceo y Che: unidos por la Historia

0
107

La vida en ocasiones derrocha pretensiones que rápidamente la historia tiene el privilegio de ensalzar. Así, quiso la eventualidad que un 14 de junio nacieran, para orgullo de quienes conquistan la independencia y la entereza, dos hombres cuyos legados se propagaron en el tiempo en aras de convertirse en depósitos de ideas y en trofeos de combate: Antonio Maceo Grajales y Ernesto Guevara de la Serna.

Maceo y Che, dos grandiosos fusionados por la historia y la ideología, impulsores de la unidad y negados a entregar su tierra nativa, que para uno era su nación, mientras que para el otro era América toda. Los dos se enuncian en las ansias y esperanzas de la juventud rebelde, esa que no consiente que las relaciones de avasallamiento sean las que predominen en las sociedades.

Voluntad y honradez los matizan. Aunque llegaron a la vida en momentos diferentes, el tiempo resulta favorable para que cada año los cubanos les rindan meritorio homenaje a estos dos protagonistas de nuestra historia.

Maceo y Che en cada instante y como parte de las luchas por la emancipación de la mayor de las Antillas, participaron en la invasión de Oriente a Occidente. El Titán de Bronce patentizó sus características excepcionales de táctico luchador durante la proeza de 1895, y sus memorables lesiones en combate fueron sus más presumidos triunfos de guerra.

Insondable sentido de decoro y humanismo identificaron a los dos, que  constantemente buscaron estar al tanto de los desvelos y voluntades de los soldados bajo su mando.

Son paradigmas y al igual que otros hijos de nuestra América, son notorios en el escenario actual, en el que se pone de manifiesto la madurez de pensamientos revolucionarios y sociales, y se protege  la autonomía y afianzamiento de la unificación latinoamericana.

 

 

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre