La noche de hoy promete ser buena

0
161

Aunque en todos los países no se festeje de la misma forma, la celebración de la Noche Buena es una ceremonia común.

Se aguarda con anhelo el 24 de diciembre para compartir en familia y esperar así la llegada del 25, fecha concebida como el nacimiento del niño Jesús.

Y de año en año, de generación en generación, la fiesta se transforma; lo que solamente tenía carácter religioso, hoy se complementa con la tradición de convivencia familiar.

En el mismísimo siglo XIX inició el intercambio de obsequios, se creó Santa Claus y  como regalos, las tan gustadas tarjetas de Navidad. Lo cierto es que la Noche Buena propicia la confraternidad entre los seres humanos.

La Noche Buena favorece la alegría, los buenos deseos, el compartir en familia,  entre amigos, estrecha lazos de hermandad, y nos convida a una cena típicamente tradicional donde prima la cubanía.

La cena se concibe desde el sabroso congrí, la yuca con mojo, el lechón asado, ensaladas y dulces. Y de esta manera,  se agasaja una jornada creada especialmente para la unión familiar.

Desde la visita de Juan Pablo Segundo en 1998, el estado cubano declaró, el 25 de diciembre como día festivo. Se retomó a partir de ese entonces un momento de integración familiar que muchas veces se limita por las tareas y responsabilidades cotidianas.

La Noche Buena es ya una fiesta de carácter cultural. Una fecha donde crece el amor y el agradecimiento a la vida.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre