El magisterio, una profesión de mucho amor

0
174

Tatiana  Verdecía  la Mar,  profesora  de segundo grado de la  escuela mixta Enrique Hart   Dávalos de San José de las Lajas, se siente orgullosa  de  su profesión, satisfecha  de poder  impartir saberes a niñas y niños  que  con extremo afecto y empleo de  procedimientos novedosos y prácticos enseña a leer y a escribir, meta esencial en  este nivel de enseñanza

Para esta talentosa educadora cada jornada  de trabajo es motivo de extrema alegría, sustenta su espíritu con las sonrisas  de los pequeños, conquistando con su bondad y conocimientos el cariño de todos, así les  explica lo importante que resulta hacer cada día una buena acción, ser  respetuosos y solidarios

La lectura en voz alta  del prólogo del libro “La edad  de oro”  tiene para Tatiana una significación especial, haciendo  cumplir en el estudiantado la premisa martiana:  “las niñas deben saber lo mismo que los niños para  poder hablar con ellos como amigos cuando vayan creciendo“y nunca es un niño es más bello  que cuando trae en sus manecitas de  hombre  fuerte una flor para su amiga “

Así esta martiana  de corazón y entendimiento. Enseña  a sus discípulos  a  ser gentiles, corteses, galantes, mostrándole  a las muchachas el verdadero camino  para defender  sus derechos, su igualdad: la ponderación de la sapiencia  de la cultura.

Y es que los padres y/o tutores  de los educandos ven en Tatiana parte  de la familia, eslabón esencial para tomar decisiones, compañía insustituible  para citar la armonía.

Orgullosamente maestra, esta  pedagoga lajera necesita de su escuela y de sus discípulos para sentirse realmente .feliz

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre