La Habana nuestra, desde la mirada de Eusebio Leal

0
161
Entrevista a Eusebio Leal. Por Maricel González Suárez
Entrevista a Eusebio Leal. Por Maricel González Suárez

Hoy La Habana cumple 501 años. Es La Habana de todos, de los que han cruzado mares y habitan tierras lejanas, de los que llegaron una vez y la llevan para siempre prendada al alma. Es ese sitio que se ama, por encima de distancias y años.

Hoy quería escribir de esa capital que nos pertenece pero, decido compartir un fragmento de una entrevista realizada al Doctor Eusebio Leal Spengler cuando trabajé en la Editorial de la Mujer. Es desde la sensibilidad misma la forma más hermosa de describir a La Habana nuestra.

P: En cierta ocasión usted dijo: No me interesa La Habana como una señora ya mayor que se coloca una peluca y se pintorretea. Me interesa esa Habana en la dignidad de sus años con la belleza del tiempo, con el encanto del orgullo en sí misma.

¿Piensa usted en esa Habana en femenino o en masculino?

Dr EL: Pienso como Juan Ramón Jiménez, en un verso muy precioso que decía más o menos:

Madre, tú eres como el mar

Que aunque las olas de tus años parezcan que te muden

Siempre resultas igual al paso de mi alma

P: ¿Se aventuraría usted a hacer un símil entre La Habana y una mujer?

Dr EL: Usted sabe, las ciudades tienen algo de femenino sí, pero unas lo tienen más. Son delicadas, preciosas, más cuidadas. Otras aun arrugadas o heridas conservan un halo de misterio y atractivo que uno nunca deja de ver y contemplar. Alguien dijo una vez refiriéndose a una heroína de la historia, que aun en las peores circunstancias, en la cárcel donde se hallaba, cualquiera podía descubrir que era ella, porque por encima de los atavíos del infortunio, aparecían su dignidad y su belleza. Eso diría de la nuestra, tan necesitada de amorosos cuidados.

P: El centro histórico, ¿Corazón y alma de la ciudad?

Dr EL: Difícil. Es casi una cuestión filosófica. La ciudad tiene tantos centros. Cuando hablamos por ejemplo del Centro Histórico es uno de los puntos de partida, pero existen más. Las esquinas, devenidas referencias para distintas generaciones.

La acera del Louvre, 12 y 23, L y 23, La rampa, El Paseo del Prado, la calle Obispo, la calle O´Reiiy, La esquina de Tejas, La esquina de Tollo, el parque de Regla, el parquesito frente a La Tutelar en Guanabacoa. Podía ir tomando de cada lugar y en todos ellos encontraría ese centro desde donde no es difícil tocar el alma y el corazón de la ciudad.

P: Una definición de La Habana y la historia a lo Eusebio Leal.

Dr EL: Si lograse esa definición, si pudiera concretar en una palabra, en una fórmula, en una oración todo lo que la ciudad significa para mí, le diría que es un estado de ánimo, y la historia, la historia es la acumulación. Nunca acaba. Siempre continúa. En ocasiones parece que comienzan los grandes acontecimientos y en realidad han terminado otros. La ciudad es así, en su eterno reverdecer y en su perenne desarrollo.

P: Si pudiera realizar un recorrido imaginario por la ciudad con una de las tantas mujeres célebres que la frecuentaron, ¿a cuál elegiría?

Dr EL: A la Giraldilla. La bajaría de su alto pedestal para que me revelase su verdadero misterio, hay tantas leyendas sobre la modelo…Después me dejaría llevar de su mano por La Habana con ese garbo y elegancia con que siempre, altiva, mira al futuro.

Entrevista a Eusebio Leal. Por Maricel González Suárez
Entrevista a Eusebio Leal. Por Maricel González Suárez

Dejar respuesta

Comentario
Nombre