La Granjita Siboney, donde habitan recuerdos y esperanza

0
176

En Santiago de Cuba, por la carretera de Siboney, la misma que conduce a la playa del mismo nombre, en el kilómetro 131/2, está una casona, convertida hoy en Museo, que aguarda una parte de la historia de Cuba.
Fue desde ese sitio, la Granjita de Siboney, de donde salió un grupo de jóvenes el 26 de julio de 1953 decidido a no dejar morir a José Martí en el año de su centenario.
Allí, en aquel sitio, habitan documentos, rifles de tiro deportivo, algunos uniformes, objetos personales de los asaltantes, llaves de automóviles, casquillos y balas de las empleadas en las prácticas y el combate respectivamente.
A través de sus salas expositoras los visitantes pueden acercarse a un hecho que constituyó para Cuba la voluntad de continuar la lucha por un ideal, de allí salió el Manifiesto del Mancada redactado por Raúl Gómez García y el himno creado por Agustín Díaz Cartaya que después trascendería hasta nuestros días como la marcha del 26 de julio.
Cada espacio de la otrora Granjita de Siboney, atesora en sí un poco de historia, de recuerdos que sobrepasan el tiempo. Allí germinó la esperanza de un futuro mejor.
70 años después de aquel suceso que despertó la mañana de la Santa Ana con un hecho que estremeció a Cuba, otras generaciones de cubanos siguen la ruta tras un futuro mejor, porque son los sueños todavía.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre