La fuerza de un país

0
68

Con naturalidad me dice mi vecina que ya la vacunaron. Ya tengo Abdala en mí, no me he sentido nada, estoy bien. Desde el jueves pasado transcurre la vacunación contra la Covid19 en San José de las Lajas. Se trata de la primera  vacuna de su tipo fabricada por un laboratorio de un país de América Latina y el Caribe.

Cuando una se detiene en ese detalle, no puede evitar sentir orgullo y a la vez compromiso. Tras esa vacuna y cada candidato vacunal va el esfuerzo multiplicado de hombres y mujeres de ciencia que retan la adversidad para dar luz a la vida.

La eficacia alcanzada por Abdala en su fase III es para evitar la gravedad, la criticidad o la muerte, pero no está demostrado que impida la infección, por tanto es preciso cuidarse, cumplir con todas las medidas establecidas, en ello va la correspondencia a la consagración de sus creadores y también la defensa de la existencia.

Una sola dosis no implica estar protegido, esto solo se logrará cuando transcurran entre 15 y 28 días después de completar el esquema de vacunación de tres dosis, ya que el organismo necesita tiempo para alcanzar los máximos valores de inmunidad y elevar los títulos de anticuerpos, así lo ha hecho saber la Doctora en Ciencias Técnicas Miladys Limonta Fernández, coordinadora de proyectos de desarrollo de candidatos vacunales anti-COVID-19 del CIGB.

San José de las Lajas figura entre los municipios con alto índice de contagios. La transmisibilidad del virus asusta al igual que su letalidad y ante ese panorama es preciso más disciplina y responsabilidad. Todavía no todos cumplen el distanciamiento físico como es debido y la falta de percepción de riesgo aun muestra su rostro.

Abdala ayudará a cortar la transmisión de la COVID-19, pero es elemental asumir con rigor el cumplimiento de las medidas higiénicas y de distanciamiento. La Covid-19 no es solo amenaza y su variante Delta, presente en Cuba, es persecución casi implacable.

Mi vecina, está bien como ella dice, Abdala, es una bendición, es un logro de la ciencia cubana, afirma. Y es que cada quien reconoce la valía de esta vacuna que responde a la consagración, talento y voluntad de los científicos y trabajadores del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). En su esfuerzo, en ese resultado, va la fuerza de un país.

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre