La cultura cubana, una verdadera joya

0
239

Cada 14 de diciembre se celebra en toda Cuba el Día del Trabajador de la Cultura, considerada por José Martí como “La madre del decoro, la savia de la libertad, el mantenimiento de la república y el remedio de sus males”.

Su propagación, según el Maestro, es sumamente importante e imprescindible, dentro de una sociedad construida sobre principios éticos.

Tal vez por eso, el máximo compromiso en Cuba de quienes tienen a su encargo tal empeño, es –como dijera el destacado intelectual Alfredo Guevara– “fundar desde y para la belleza”, ese “esplendor supremo que pudiera cegar de tanta luz que llega, pero que en lucecitas va marcando el camino”.

Con ese fin, a partir del primero de enero de 1959, la mayor de Las Antillas entró en un proceso de creación cultural que incluyó el desarrollo de las diferentes manifestaciones artísticas, la construcción de instituciones y la preparación y superación de todo el pueblo, antes privado de estos beneficios.

Cada 14 de diciembre en el país, como reconocimiento al decisivo y valioso empeño de quienes, desde su profesión, luchan por perfeccionar la sociedad cubana, se rinde homenaje a destacadas personalidades de las artes y las letras.

La fecha se ha hecho coincidir con el natalicio de Raúl Gómez García, bardo de la llamada Generación del Centenario, autor del poema “Ya estamos en combate”, un himno de lucha por las acciones del 26 de Julio, que marcarían el reinicio de la insurrección armada por la independencia.

Como dijera el destacado poeta, ensayista y promotor cultural cubano Roberto Fernández Retamar, Premio Nacional de Literatura: “ni calumnias, ni la invasión, ni agresiones, ni el terrible y recrudecido bloqueo, ni las enormes dificultades del período especial en tiempo de paz, ni siquiera nuestros errores e insuficiencias, han impedido que florezca, desde la base hasta lo alto, la cultura de hoy y de mañana, la siempreviva”.

Gran parte de eso lo debemos a quienes, bien desde el anonimato o la popularidad, tienen el deber y la obligación de hacer de la cultura cubana una verdadera joya.

 

5/5 - (4 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre