La Covid-19, un antes y un después

0
169
Covid19, foto tomada de periódico Invasor
Covid19, foto tomada de periódico Invasor

El surgimiento del virus SARs-Cov-2  ha impactado de forma determinante en la sociedad. Cuantiosas e irremediablemente dolorosas han sido las vidas que se ha cobrado hasta la fecha en todo el orbe. Múltiples son los daños que dejó en aquellos que lograron sobrevivir a esta enfermedad.

La economía mundial sufrió un gran desplome, repercutiendo invariablemente en las naciones más pobres. La Covid-19 impuso un nuevo código de vida. La mascarilla se ha convertido en una prenda más de nuestra indumentaria.

Hemos recurrido a la imaginación en la búsqueda de nuevas demostraciones de afecto. El apretón de manos, el abrazo cordial y los besos en la mejilla fueron sustituidos por el puño a puño, el codo con codo o la simpatía de una mirada. La distancia, difícil pero necesaria. En las redes sociales muchos encontraron un puente de amor.

Catorce meses han transcurrido desde que Cuba notificara sus primeros casos positivos a la Covid-19. Desde entonces hemos sufrido cada pérdida. Hemos recordado que para recoger los frutos primero hay que sembrar la semilla. La compasión y la solidaridad que nos caracteriza se han expuesto una vez más; nada tan admirable y heroico como ayudar a salvar una vida exponiendo la propia.

Las dificultades y las carencias nos han marcado, pero también nos han inspirado a crear. Cinco candidatos vacunales tienen facturación nacional. En ellos se vislumbra la esperanza de nuestro pueblo. Sin embargo, continúan en aumento sostenido el número de personas infestadas. Razón que exige cumplir con obediencia y responsabilidad las medidas que ya  todos conocemos y que hasta el momento significan la única vía de atenuar los efectos de la Covid-19.

Protéjase, protéjanos, recuerde, esta es también una forma de demostrar amor.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre