Girón: la batalla inevitable

0
250

En el entierro de las víctimas del alevoso atentado terrorista contra el vapor francés La Coubre, nació la decisión de ¡Patria o Muerte! Solamente doce días después, el viejo Ike Eisenhower (a la sazón, presidente de los Estados Unidos), aprobaba un plan de acciones para derrocar a la Revolución cubana, en el cual se insertaba la invasión. Playa Girón se inscribe, pues, entre los silencios y los desclasificados, en el documento de altísimo valor testimonial para reconstruir la historia de las agresiones del imperio del norte contra el archipiélago.

Entre nosotros, son muchos los autores ocupados de la formidable epopeya de abril de 1961. Una de las obras más completas resulta Girón: la batalla inevitable, del periodista, historiador y editor cubano Juan Carlos Rodríguez. Constituye un análisis pormenorizado del proyecto imperial en cada etapa, y los cambios que fueron operándose a partir de una realidad variable y dinámica.

Por aquellos días, se libró la primera batalla aeronaval del Caribe del siglo Veinte. El estudio deviene pródiga relatoría sobre la cantidad y el tipo de naves que tomaron parte, los planes en el teatro de operaciones, y una profusa información sobre derroteros geográficos.

Entre aquellos bisoños combatientes, testigos de la gesta, vibraba el talento artístico que el oficio y el tiempo harían luego cristalizar. Es por eso que dentro del canon literario cubano, están los libros Girón en la memoria, de Víctor Casaus, y La guerra tuvo seis nombres, de Eduardo Heras León.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre