El noveno mes marca la diferencia en el calendario

0
375

Septiembre marca un momento significativo en la vida de los cubanos porque comienza un nuevo período en la esfera de la Educación.

Uniformes, mochilas, merenderos, libretas y lápices, toda una fiesta en los preparativos para llegar listos al primer día de clases.

La familia arriba a una etapa donde se activan los esfuerzos para que cada jornada sea exitosa, desde los primeros niveles de enseñanza hasta los universitarios y siempre con expectativas diferentes.

En los más pequeños asiste la fantasía y la ilusión de crecer con los nuevos conocimientos del mundo que los rodea, de disfrutar de los amigos, de abrazar a los maestros, de andar con firmeza sin caer.

En los que conforman el grupo de adolescentes, abundan los suspiros y las sorpresas, la indecisión y la torpeza propia de esa etapa, aunque también concurre la  responsabilidad para los retos de la enseñanza secundaria y preuniversitaria.

Ya en la adultez los educandos lucen sus talentos en jornadas científicas, en eventos y concursos, en tesis de grado. La aspiración es llegar a la cima para convertirse en profesionales y dar todo de sí a la sociedad y al pueblo que confía en ellos para avanzar.

En este grupo los hay con canas y grandes deseos de saber más, los de la tercera edad que no renuncian al mundo maravilloso de los libros y las encrucijadas, a los guerreros con gafas que son admirados por su constancia.

Es la Cátedra de los gigantes avezados, diseminados por toda Cuba.
Septiembre llega marcando la diferencia en el verde caimán.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre