El beso que no te doy y reservo para mañana

0
252

A una pareja tailandesa se le adjudica el beso más largo de la historia. Duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos y fue durante un concurso que se realiza cada año el 13 de abril,  por tal motivo en esa fecha se conmemora  el Día Internacional del Beso.

El certamen tiene reglas muy difíciles de lograr. Las personas a competir deben besarse de pie, no se pueden sentar y permanecer en esa acción aun cuando necesiten ir al baño.

En este año, esa celebración tendrá una connotación diferente. Desde finales del pasado 2019 el mundo vive una situación muy compleja. Estamos alerta ante la COVID-19 y su forma de transmisión se debe por el contacto entre las mucosas y la saliva; o sea, cero besos.

Hoy solo hablamos de las medidas higiénicas que debemos adoptar para mantenernos sanos que incluyen, la limpieza de las manos, de la casa y respetar el aislamiento social. No obstante, la fecha merece ser recordada porque el beso tiene varios beneficios, entre ellos: reduce la presión arterial, el dolor de cabeza, de espalda, el estrés, mejora las relaciones sexuales y al sistema inmune, y nos prolonga la vida cinco años más. Cuando besamos, liberamos hormonas como la oxitocina que se relaciona con el afecto y la confianza.

Para los seres humanos el beso es indispensable porque tienen el poder de mantenernos unidos, por ello, se considera el lenguaje universal del amor.

En versos y en canciones se alude a este tipo de caricia. Es una experiencia placentera y de gran intimidad.

En este año, cuando significamos, cero besos y abrazos para prevenir la COVID-19, vale solo recordar ese beso de siempre, el que nos pone la piel de gallinas y con el que retribuimos el afecto. Hoy, cuidémonos todos, cumplamos las medidas sanitarias a fin de frenar el contagio de la pandemia y después, cuando le ganemos la batalla, podamos saldar la deuda de besos que nos debemos.

La celebración de este 13 de abril nos permite recordar a la escritora cubana Dulce María Loynaz cuando dijo: “El beso que no te di se me ha vuelto estrella dentro… ¡Quien lo pudiera tornar, y en tu boca, otra vez beso!

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre