Ecuador ante un futuro conservador, asegura analista

0
82

El país confirmó esas intenciones luego de que el futuro mandatario asistiera a una reunión con el actual gobernante, Guillermo Lasso, acompañado por el exvicepresidente Alberto Dahik, un personaje del pasado que no trae buenos recuerdos a los ecuatorianos.

Dahik, conocido como impulsor de privatizaciones, huyó de Ecuador en 2016 por haber usado gastos reservados del Estado para comprar diputados.

Para la socióloga y comunicadora ecuatoriana Irene León, esos propósitos pudieran repetirse durante la administración de Noboa, quien se presentaba públicamente como alguien de centro izquierda, con aires de supuestos cambios.

Su proyecto es neoliberal, mercantil, pretende ocupar el espacio del Estado para sus fines empresariales, y su llegada al Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, sin dudas nos dice por dónde irá el país en el próximo año y medio, afirmó la también miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad.

En diálogo con Prensa Latina, la analista apuntó que “Noboa llega al poder como resultado del marketing político, es decir, debido a la capacidad de comprar servicios comunicacionales, principalmente digitales, y movilizar una imagen, independientemente de sus propuestas de Gobierno”.

León precisó que la opción elegida por los ecuatorianos está en las antípodas del programa que proponía la Revolución Ciudadana (RC) con su candidata Luisa González, que prometía fortalecer el papel del Estado para el bien común.

Recordó que el desempeño de la RC durante una década de Gobierno (2007-2017) no agradó a las élites nacionales ni internacionales, por tanto, las corporaciones, el capital financiero y otros actores de la derecha cerraron filas ahora, una vez más, para inhibir la posibilidad de su regreso.

El escenario, advierte, es similar al de 2021, cuando asumió el Ejecutivo el banquero Lasso luego de superar en un balotaje al candidato de la RC, Andrés Arauz.

León no ve los resultados como una derrota total para el movimiento liderado por el expresidente Rafael Correa, aunque reconoce que deben repensar su estrategia si tienen intenciones de volver a postular en 2025 una fórmula antisistémica para llegar a Carondelet.

Estamos hablando de una organización que en contextos de persecución y adversidad logró posicionar en dos ocasiones su propuesta alternativa al neoliberalismo y el mercado con opciones de victoria, si bien finalmente fue derrotada y eso deberá ser analizado, aseveró.

Asimismo, alertó de lo que denominó “factores extra electorales” que influyeron en que un representante de las élites, auspiciado por la alianza de derecha Acción Democrática Nacional, consiguiera ganar el balotaje.

Entre ellos mencionó el mercado, la banca, los poderes comunicacionales, y actores geopolíticos como Estados Unidos, que desde 2017 llegó al país con fuerza y, en gran medida, marca las líneas de la política exterior, algo que continuará con la administración de Noboa.

Con una perspectiva regional, la comunicadora subrayó que el triunfo del joven millonario se inserta en una América Latina donde existen propuestas fortalecidas de la derecha y la extrema derecha que se presentan como solución para los problemas que ellos mismos han creado.

Más allá de la campaña sucia, de los factores extra electorales y la cadena de acontecimientos criminales, el sector progresista de Ecuador, incluido el correísmo, deberá repensar sus estrategias para las próximas presidenciales, que ocurrirán en apenas año y medio, consideró.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre