Disciplina, tarea esencial para ganar la batalla definitiva a la COVID- 19

0
204

 La primera fase de recuperación ante la Covid – 19 ha comenzado en Mayabeque, al igual que en otras 12 provincias del país, incluyendo el municipio especial Isla de la Juventud. Esta noticia es, sin dudas, motivo de inmensa alegría, tras más de 3 meses de fuerte lucha contra el nuevo coronavirus.

Los cubanos hemos vivido momento duros donde el miedo y la incertidumbre, en ocasiones, nos ha jugando una mala pasada. Se ha trabajado sin cesar, para el bienestar del pueblo.
Son muchos los que han propiciado que hoy estemos a un paso de vencer una de las peores pandemias que han azotado a la humanidad. Sectores como la Salud Pública, la Policía Nacional Revolucionaria, el Comercio y la Gastronomía y la Prensa han realizado una labor encomiable, digna del mayor de los aplausos.

Es cierto que las noticias son alentadoras. Las cifras de contagios han disminuido y solo La Habana y Matanzas continúan en transmisión. Estos resultados no son obra de la casualidad, se han invertido recursos de todo tipo y miles de cubanos y cubanas han arriesgado su vida por el bien común.

Ante tal contexto es importante continuar estrictamente las medidas orientadas por las autoridades sanitarias y cumplir lo establecido por nuestro Gobierno para cada etapa.

El exceso de confianza, la indisciplina social y la mala interpretación de lo planificado son actitudes que no podemos permitir. La victoria es inminente, pero para ello es imprescindible la cooperación de todos.

Lo fundamental es ir paso a paso, sin apuro. La distancia entre personas, el correcto uso del nasobuco y la higiene son elementos imprescindibles para continuar avanzado en la recuperación.

Día y noche expertos cubanos y de otras partes del mundo continúan estudios para definir una vacuna.

La ciencia pone en marcha todo sus avances en pos de la ansiada cura ¿Llegará? No tengo la menor duda. Confío plenamente en el poder de la humanidad.Sin embargo mientras no aparezca la cura, debemos ser precavidos y no hechar por tierra todo lo que hemos alcanzado.

De cada uno de nosotros depende que nuestra Isla salga completamente de la pandemia. El júbilo de las buenas nuevas debe vivirse con cordura e inteligencia.

 

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre