¿Desarrollo local o desarrollo desde lo local?

0
58

La recién aprobada política para potenciar el Desarrollo local como parte del Proceso de actualización del modelo económico y social cubano, marca un antes y un después en lo referido al protagonismo municipal y proporciona contenido a su autonomía, referida en importantes documentos rectores, tales como: Constitución de la República de Cuba (2019); Bases del Plan de Desarrollo Económico y Social hasta 2030; Lineamientos de la Política Económica y Social y la Conceptualización del Modelo Económico y Social.
La concepción teórica precisada en ella plantea una definición concreta, más allá de las necesarias actualizaciones y aportes desde la academia que pueden y deben seguir generándose al respecto, que materializa un largo periodo de debates teóricos e implementación práctica por ubicar al municipio y sus procesos de desarrollo como protagonistas y no como consumidores de los mismos.
Sin embargo, queda mucho por hacer, no todos los territorios han podido o sabido aprovechar al máximo sus capacidades endógenas, incluso en una misma provincia y los éxitos en ese sentido siguen dependiendo en gran medida del gobierno central.
Al estudio de estos aspectos puede contribuir conocer cómo avanza cada uno y su nivel de desarrollo humano. Como refleja el “Informe Nacional sobre Desarrollo Humano, Cuba 2019 “Ascenso a la raíz: La perspectiva local del desarrollo humano en Cuba” elaborado con la coordinación del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM) y el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicado en junio de 2021, los municipios con mayores índices suelen deber su éxito al turismo y procesos inversionistas no asociados a este.
De modo general, todos los municipios en el país tienen mejores índices sociales que económicos y destacan en ese sentido logros como la atención médica, la educación y cultura para todos, y otras políticas inclusivas.
Ello evidencia la necesidad de mayor protagonismo municipal que genere un desarrollo desde lo local. No se trata de que los municipios se conviertan en territorios autónomos o independientes, sino que dispongan y sepan utilizar facultades y competencias que en la práctica los empoderen para cumplir la función de gestores del desarrollo.
Es evidente que se necesita modernizar las estructuras gubernamentales locales, promover la educación en administración pública y su relación con el desarrollo local. Esto debe suceder previo a ingresar en las instituciones, a través de cursos de ciclo corto en las universidades de los territorios, de administración pública para aspirantes a laborar en las instituciones del Gobierno y cuyo acceso se realice por ejercicios de oposición.
Ello permitirá ser capaces de diseñar políticas pensadas para decidir, desde el hoy hacia el futuro, y lograr la articulación apropiada entre los subsistemas político-administrativos, empresariales y socio-territoriales.
Este aspecto ha de fortalecerse con elementos que hoy pueden implementarse de mejor forma como: la participación ciudadana en la gestión local, refiriéndonos al proceso de toma de decisiones a través del cual se determina el futuro de una localidad, en términos de su desarrollo; la planificación con participación de la comunidad (ya está concebido la implementación del presupuesto participativo en la Ley del CAM aprobada en el 2020).
Con ello se estaría superando el desafío actual de la planeación, ser expresión del sentir de la gente y no sólo de las prioridades de los técnicos; y el fomento del emprendimiento, que ha de dejar de ser considerado atributo solo del sector privado y constituir contenido novedoso del actual proceso de actualización.
Como base para el desarrollo del territorio con implicaciones hacia la región y la nación, en particular de los proyectos de base tecnológica que pueden surgir desde la localidad, dado el potencial científico técnico creado en el país.
Los elementos referidos son apenas algunos de los que se deben tomar en consideración, pero si pudieran ser los que en la práctica más inmediata lograran hacer visible el protagonismo municipal sobre la base de la gestión integral del municipio -cuyo factor clave es la gestión del Desarrollo local – para propiciar el avance en la consolidación del municipio como instancia fundamental concebida en la conceptualización del modelo económico y social cubano.
Resulta impostergable avanzar en este sentido pues se ha de asumir el reto de la complejidad de un tejido municipal en lo socioeconómico más heterogéneo que demandara implicar a todos los actores económicos que se configuran en el escenario socioeconómico cubano y para lo cual es necesario generar una innovación social que movilice desde lo socio cultural y productivo a las comunidades.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre