Buenas costumbres para toda la vida

0
261

“La costumbre es más fuerte que el amor”; así reza un popular y viejo proverbio cubano al que quiero remitirme en este comentario y no precisamente para hablar sobre este sentimiento tan hermoso y  universal.

Aludo a la frase por lo que al término costumbre se refiere o para ser más específica a malas costumbres… o ausencia de hábitos, como prefiera llamarlo.

El caso es que debido a ello y a causa del momento tan crítico que hoy vive la humanidad, se imposibilitaría para muchas personas la prolongación de la vida, fundamentalmente para aquellas con algún padecimiento crónico como hipertensión, asma o diabetes mellitus.

En esas circunstancias se encuentran en mayor medida las personas de la tercera edad: nuestros padres, abuelos, tíos, en fin, personas muy queridas y que deseamos proteger a toda costa; pero con las buenas intenciones no basta.

Es de conocimiento general que más de 170 países del mundo sufren las consecuencias del coronavirus, que aunque inició en China, una potencia súper poderosa y con cuantiosos recursos para combatirlo; ha causado significativos estragos en naciones como Italia, España y Estados Unidos.

A muchos los tomó desapercibidos, otros no le dieron la debida importancia, pero en nuestro caso, no podemos permitirnos ni una cosa ni la otra.

Aún cuando nuestra hermosa isla caribeña cuenta con un sistema de salud privilegiado, donde la atención primaria hace posible desde los barrios el control y tratamiento de los síntomas de la Covid 19, la población es la mayor responsable de frenar el contagio.

Puede parecerles algo trillado, pero ciertamente Cuba se enfrenta con todas las armas posibles a un bloqueo económico, comercial y financiero hace más de 60 años, por lo que tenemos como limitante que son pocos los países con los que podemos establecer relaciones de este tipo.

El estado cubano está haciendo hasta lo indecible por evitar la propagación de esta pandemia, ha dictado medidas en beneficio de la población y de esa manera el pueblo tiene que corresponderle: una medida con otra.

¿Cuál es nuestra responsabilidad? Pues cumplir estrictamente las indicaciones higiénico sanitarias que dicta el Ministerio de Salud Pública Cubano.

Prevenir es la palabra de orden, por eso es necesario evitar aglomeraciones, lávarse las manos regularmente, con agua y jabón o con la lejía de cloro diluida en este preciado líquido, que aprovecho para recordar, son cinco ml en un litro de agua, no se toque la cara con las manos y si va a toser o estornudar tápese la boca con el antebrazo.

También evite los besos y abrazos, la sonrisa es la mejor opción para prevenir, hasta tanto esta pandemia pase. Somos cubanos y siempre nos hemos caracterizado por vencer en los momentos más adversos y en esta situación no puede ser diferente.

Proteja su salud y la de los demás y quién sabe si después de la tormenta, nos apropiamos de buenas costumbres, beneficiosas para toda la vida.

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre