yudithar@cmbw.icrt.cu

Como cada año, el último domingo de septiembre es una fecha para sensibilizar al mundo ante una enfermedad que es invisible a los ojos de la sociedad, la Retinosis Pigmentaria.

Aunque para llamar la atención sobre este padecimiento se escogió esta fecha, se conoce que la solución a la Retinosis Pigmentaria no es cuestión de un día. La celebración anual ayuda a captar la atención de la sociedad ante esta problemática que afecta a muchas personas en el mundo.

Esta enfermedad ocular es degenerativa y hereditaria, produce una grave disminución de la capacidad visual, que en muchos casos conduce a la ceguera, pues las personas nacen con esta dolencia la cual no se manifiesta antes de la adolescencia, de ahí su diagnostico tardío.

Los entendidos en el tema aconsejan cada año a las personas que sufren o puedan desarrollar la enfermedad, a conocerla, investigar más sobre ella, organizar grupos de personas interesadas para avanzar en conocimiento, recurrir a entidades dispuestas a apoyar proyectos para ayudar a los enfermos.

La Retinosis Pigmentaria no tiene cura, pero existen soluciones para los afectados como: el uso de gafas convencionales, las ayudas ópticas y los aparatos específicos que se prescriben en casos de baja visión.

El diagnostico precoz sería el primer paso para evitar la progresión de sus síntomas, por eso cuando se celebra el Día Internacional de la Retinosis Pigmentaria, los pacientes piden que las investigaciones en el tema sean más constantes y avanzadas ya que desean combatir con más recursos la enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *