Home Noticias Locales Vamos a empinar las alas de la esperanza

Vamos a empinar las alas de la esperanza

0
184

¿A dónde vamos a parar? Es una interrogante recurrente en estos tiempos. Con ella algunos aluden el tema de los precios, esa manera escalofriante que cada quien experimenta cuando escucha cuánto cuesta una libra de frijol, una vianda o sencillamente cuánto cobra el conductor de un bici-taxi.

La inflación que habita implica estos ensordecedores precios pero, más allá de esa realidad, de la crisis económica que atravesamos hay otra crisis que preocupa a la par y es la crisis de los valores.

El irrespeto hacia los demás, la falta de sensibilidad de algunos, la incurrencia en indisciplinas también están a la luz del día y eso también es deterioro, al que no podemos ser indiferentes.

El otro día escuché como en nombre de Cristo, unos vendedores promocionaban unas manos de plátano a 120 y 150 pesos, vi a una señora que trataba de cruzar la calle y temía hacerlo sola, y por su lado pasaron tres personas y no se percataron de eso y, es que no se puede andar sin percibir lo que a nuestro alrededor sucede, sin que participemos para bien.

Las carencias abruman, la complejidad de este tiempo que vivimos muchas veces irrita pero, no se debe perder “la clase” como decía mi abuela: decencia extrema en servicio vital.

Es importante ahondar en esas lecciones que encontramos en un libro, en vivencias de hombres y mujeres que quedaron inscritos en la historia por su entrega, solidaridad, amor infinito manifiesto en la búsqueda sin límites en la ciencia para salvar la vida.

Es preciso saber escuchar,  en la experiencia de otros con muchos años vividos descansa la sabiduría que siempre es necesaria para seguir haciendo caminos; en tiempos como el que vivimos, donde el salario no nos da la cuenta, donde el transporte es una adivinanza no se puede dejar escapar la nobleza, la ternura, la comprensión, la tolerancia.

¿A dónde vamos a parar? Es una pregunta a la que cada quien puede dar respuesta, no se trata solamente de la crisis económica, también se trata de un poco de nosotros mismos, cultivar la virtud no tiene freno, seamos siempre un tilín mejores y menos egoístas, dar luz a lo que hacemos es la mejor manera de empinar las alas de la esperanza.

 

Califiquenos

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Comentario
Nombre