Una democracia participativa

0
376

El 8 de noviembre de 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió escoger el 15 de septiembre como “Día Internacional de la Democracia”, con la aspiración de difundir y fortalecer el sistema de gobierno democrático, tanto en los Estados Miembros como también hacia el resto del orbe y definiendo el sistema político como el más desarrollado respecto de los monárquicos, despóticos o dictatoriales.

En Cuba, la democracia se establece en esencial como el Estado de derecho de transición socialista cuyo objetivo es hacerla ciertamente participativa, dado que no solo es ineludible para satisfacer las demandas de equidad social del pueblo, sino como procedimiento revolucionario de concientización.

Las organizaciones de masas han formado los cimientos para su sólida base. En la transición socialista la participación es determinante en sus maniobras de avance, sobre todo en las nuevas formas revolucionarias de percibir y hacer política.

La democracia de transición socialista cubana de naturaleza participativa existe con un solo propósito: el de convertir el indebido ordenamiento jurídico-político adquirido para cambiarla en una sociedad con todos y para el bien de todos.

Mientras el mundo se enfrenta a la COVID-19, la democracia es trascendental para responder al libre flujo de información, la reciprocidad en la toma de decisiones y la rendición de cuentas como vía de respuesta rápida ante la pandemia.

5/5 - (1 voto)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre