Ruta del Che hacia una sólida política económica

0
165

En medio de la agudización de la crisis económica en Cuba provocada por la Covid 19 y a solo horas de conmemorarse 53 años de la muerte del ídolo argentino Ernesto Guevara de la Serna resulta pertinente llevar la mirada hacia sus aportes en la teoría económica y la vigencia del pensamiento para el Sistema Empresarial Cubano.

El revolucionario comunista nacionalizado en la Mayor de las Antillas en la gestión que vivió durante la Revolución Cubana apostó siempre por los principios del Marxismo-Leninismo para el desarrollo de las relaciones productivas y la transformación hacia una sociedad nueva, un hombre renovado y trabajador y presupuestos socialistas.

La planificación de la economía, organización y control del trabajo, la estimulación salarial, emulación y calidad del trabajo para lograr una producción con eficacia, fueron términos que conceptualizó  y dejó de  herencia a  través de  escritos, discursos y acciones durante la dirección del Ministerio de Industrias.

El economista y académico cubano Carlos Tablada, gran conocedor de la visión   economista  del  Che ratifica que él no creía en el desarrollo económico como un fin en sí mismo, sino como la evolución de una sociedad que transforme al hombre, le multiplica la capacidad creadora y lo lance a obrar en beneficio individual y colectivo.

Hoy ante la necesidad de enfrentar las irregularidades de las empresas cubanas, las insuficientes producciones y las fugas en el control de los recursos del estado es urgente la necesidad de una economía planificada y controlada como refería Guevara, y una  estructuración  de  los  precios, así  como un Sistema Salarial, coherente con la línea política e ideológica de la revolución socialista, preceptos más que adaptados al contexto actual cubano, próximo a la unificación de la moneda.

El Che desde las responsabilidades directivas en el ámbito económico, profundizó también en los subsistemas de contabilidad y costos para garantizar una eficiente dirección y gestión de las empresas,  una tecnología adaptada al progreso económico y un seguimiento a las experiencias de los países socialistas como rutas alternativas hacia una sólida política económica.

A la par de la acción este revolucionario autentico y de carácter potente generó ideas coherentes y amplias que hoy deben ser referente en la dirección de cada empresa estatal cubana para intentar mitigar la crisis económica agudizada tras los efectos de la pandemia.

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre