Ramiro Guerra: un legado intelectual

0
243

Jamás el doctor Ramiro Guerra olvidaría la jornada tremenda del 12 de agosto de 1933. Turbas enardecidas no le perdonaban su cargo en la Secretaría de la Presidencia en el régimen machadista, y cargaron contra su casa en la barriada de La Víbora. El hombre llamó a Raúl Roa para que le ayudara en aquel trance terrible.

Subido en alguna armazón improvisada para que lo escucharan bien, Roa pidió moderación a la multitud. Dijo más o menos que allí vivía un gran intelectual cubano, y que cualquier acto vandálico de venganza acarrearía un daño irreparable al patrimonio historiográfico de la nación. Ante su palabra persuasiva, la vorágine se calmó momentáneamente, para luego seguir con particular naturaleza destructora.

Algunos trabajos del formidable historiador, economista y pedagogo cubano, se perdieron para siempre. Con el tiempo, Ramiro Guerra lograría reescribir otros. Había nacido el 31 de enero de 1880 en Surgidero de Batabanó, al sur de la actual provincia de Mayabeque. El orgullo de la comarca y de la más joven provincia de Cuba, habrán de tejer la urdimbre de una vasta obra de capitalísima significación para pensar en cubano.

Las biografías al uso refieren casi por obligación que su posición machadista no redundó en hechos deleznables ni mucho menos, y que todo cubano debiera agradecerle su extensa obra ensayística. Así parece haber sido interpretado por consenso, porque Ramiro Guerra continuó en Cuba sus menesteres en la investigación y en la docencia.

La docencia, la economía y la identidad 

Suele aludirse el enfoque socioeconómico en sus libros. Ramiro Guerra estuvo ligado desde joven al trabajo de las escuelas de comercio, y durante muchos años, representó a Cuba en encuentros internacionales sobre cuestiones económicas. Ese ejercicio le ayudó a estructurar sus estudios relacionados, por ejemplo, con las guerras de independencia.

Eso resulta una percepción integrada en investigaciones fundamentales, que Ramiro Guerra dispensó a los estudiantes cubanos. El libro La Expansión Territorial de los Estados Unidos a Expensas de España y de los Países Hispanoamericanos, expone la naturaleza imperialista de Washington a partir del acucioso estudio de la economía de varios países a la vez.

El doctor Ramiro Guerra denotaba la importancia de la docencia y de la identidad cultural en el camino interminable de la independencia. Tras la victoria revolucionaria de enero de 1959, se integró a la empresa monumental en la cultura y en la instrucción. Y difuminó estudio y talento en el libro numeroso de la enseñanza.

Como de pasada, en las biografías del renombrado intelectual cubano, pasa el cargo en la administración machadista en aquellos convulsos años de la década de 1930, cuando sobrevino una revolución que, como dijo Roa, se fue a bolina. En la tarea nueva, volverían a reencontrase sin falta.  El estudio desde las ciencias, apunta a la forja permanente de la identidad de un pueblo. Es una prioridad de millones concurrir en esos caminos donde el pensamiento nos ayuda a crecer.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre