Otra vez el saber ocupa el primer peldaño

0
332

Un nuevo curso escolar inicia este cinco de septiembre, uniformes, mochilas, lápices, sacapuntas, gomas de borrar y otros muchos útiles complementan esta oportunidad de volver a la infancia, reflejada en el deseo de mi hija de incorporarse al aula, ávida de conocimientos, tal como me recuerdo yo.

Otra vez una cara sonriente da la bienvenida con instinto maternal y aviva en los alumnos, que como mi pequeña cursarán el primer grado, el interés por conocer la magia que emerge de cada uno de los libros.

Nuevamente el murmullo arrollador de estudiantes colma las aulas apacibles durante dos meses. El saber ocupa entonces el primer peldaño, letras y números enrumban en el camino de miles de pequeños en toda la isla y el curso escolar vuelve e a ser noticia.

De nuevo las imágenes del libro de lectura cobran vida, las canciones de las vocales y las tablas de multiplicación ocuparán las horas de estudio para convertirse en amigas inseparables para toda la vida.

Vuelvo a experimentar el deseo de ponerme el uniforme de color rojo como la sangre, pues así me enseñaron a discernir las tonalidades, me ubico en mi puesto justo en primera fila y la maestra ocupa el lugar cimero que las educadoras se ganan en la existencia de todos los niños.

Esta vez vuelvo de la mano de mi hija a la niñez cuando estudiaba en la escuela primaria “Pedro Soto Alba” de la comunidad Nazareno y comparto con ella la satisfacción del regalo que es la educación, privilegio de todos los niños cubanos y la oportunidad de las madres de revivir paso a paso este momento.

 

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre