Organizaciones de masas frente a Covid-19

0
228

Las organizaciones de masas en San José de las Lajas ratifican su valía al enfrentar a la covid19 con tenacidad.

Tanto los Comités de Defensa de la Revolución como la Federación de Mujeres Cubanas son organizaciones clave de apoyo a los Consejos de Defensa en cada zona.

Nadie conoce mejor  la composición social de los barrios, las características, costumbres y tradiciones de los grupos, conocimiento esencial para la acción frente a cualquier contingencia.

De ahí que el éxito de una tarea de dinámica social en Cuba depende en primer lugar de ese apoyo voluntario por el bien común.

Este hecho se ha evidenciado durante la pandemia de Covid,  para  organizar a los vecinos en los sitios afectados y evitar la propagación de contagio o para asistir a los hogares donde hay positivos a la enfermedad.

En cada área los Consejos de Defensa de la Zona disponen de un equipo encargado de suministrar a los aislados todo lo necesario para que no tengan que salir a la calle.

En esos casos los presidentes de los Comités de Defensa de la Revolución y la Secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas, junto al presidente del Consejo de Defensa de la zona distribuyen las tareas y misiones.

A pesar de la experiencia de las organizaciones de masa a través de los años, la Covid ha exigido un esfuerzo sin precedente durante más de un año en ese trabajo que incluye, tanto el esfuerzo físico como mental, porque no consiste simplemente en coordinar y ejecutar acciones, sino también implica una labor política e ideológica decisiva.

El enfrentamiento a la Covid ha dado a las organizaciones cubanas una misión totalmente distinta a las enfrentadas hasta el momento de la aparición de la pandemia, por la misma naturaleza del virus, desconocido hasta entonces por la humanidad, con una propagación muy rápida y letal que dificulta el control a pesar del esfuerzo.

Llegada de viajeros: otro reto

La entrada de viajeros a Cuba suma otra gran preocupación y demanda un control más estricto en los barrios para evitar que personas contagiadas llegadas de otras naciones dispersen el virus en las comunidades. Ese control, junto al personal de salud es también tarea de los factores del barrio.

Al retroceder a la fase 1 o a la transmisión autóctona las organizaciones de masas tienen ante sí un gran compromiso a pesar del desgaste por los largos y difíciles meses sin descanso.

Sin embargo se sabe que no hay otra alternativa. Seguir adelante junto a los vecinos y al pueblo es la misión para recuperar el control y detener la pandemia. No hay lugar para el cansancio ni  la vacilación.

 

 

Dejar respuesta

Comentario
Nombre