No al  bullying

0
215
imagen-periódico-juventud-rebelde-falco
imagen-periódico-juventud-rebelde-falco

El acoso escolar o bullying, como es conocido también internacionalmente, es un fenómeno social y un tema que aún encierra tabúes en el contexto de la sociedad cubana. Sin embargo, este fenómeno siempre ha existido y persiste en los centros educacionales.

El bullying se refiere al maltrato físico y psicológico deliberado y continuado que recibe un niño, adolescente o joven por parte de otro u otros que ejercen un comportamiento cruel para someter y asustar a la víctima con burlas y ataques en repetidas ocasiones, y que puede provocar su exclusión social.

Este puede provocar graves consecuencias en la personalidad de niñas y niños, adolescentes y jóvenes. En estos últimos tiene connotaciones más peligrosas, aunque al igual que los infantes, empiezan con el rechazo escolar, aparición de trastornos fóbicos y sentimientos de culpabilidad, decaimiento y poca comunicación con los familiares.

Para atender casos de acoso escolar, están a disposición de la comunidad los Departamentos de Salud Mental. La escuela es protagonista de la formación de las nuevas generaciones y como tal debe fortalecerse como ese espacio para que las personas aprendan a relacionarse entre sí sobre la base de la tolerancia.

El Artículo 6 del Reglamento Escolar del Ministerio de Educación (Mined) refiere que es responsabilidad del directivo de cada escuela, de conjunto con su Consejo de Dirección, «crear las condiciones que garanticen el máximo desarrollo de las capacidades mentales y físicas de los estudiantes, la formación de una cultura cívico-ciudadana (…), así como la protección a la salud de los escolares».

Más allá del compromiso que posee la escuela, la familia tiene un rol esencial en la formación de la personalidad. Desde edades tempranas ha de infundirse el respeto a los semejantes, a fin de que prevalezca la armonía.

Considero el tema es merecedor de mayor observancia, nos compete también a los medios de comunicación tratarlo y contribuir a que no existan manifestaciones que atenten contra el equilibrio emocional de niños y adolescentes

No se debe ser indiferente a la burla, lo que a algunos les pueda resultar gracioso a otros le es totalmente ofensivo, de ahí la importancia de corregir cualquier manifestación que despunte de esa manera. Aceptar las diferencias, espetar a los demás es esencial.

La invisibilidad del bullying no significa su inexistencia. Reconocer su presencia, conocer las causas y explorar en la búsqueda de soluciones puede ser el camino que  lleve a mejor solución.

 

5/5 - (2 votos)

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre