Gloria, una mujer que desafía el tiempo

0
156

Gloria de los Ángeles García Domínguez, no nació en San José de las Lajas, es natural de La Habana pero, es hija por adopción de este territorio en el  que a diario reta al tiempo para inscribir en él su huella.

Para ella no cuentan los años, más de siete décadas abrigan importantes pasajes de su vida, sus estudios de Técnico Medio en Agronomía, el trabajo en el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria,  ser madre y abuela, la responsabilidad como delegada del Poder Popular, permanecen atesorados en su memoria y corazón.

Fueron etapas muy importantes en mi vida, la juventud se recuerda con sano orgullo, mi hija, mis dos nietas y el amor que recibo de ellas es muy especial; yo amo mis recuerdos y vuelvo a vivir con ellos.

Como delegada mantuve el contacto con los electores, y con ellos asumí muchas actividades, y los niños, ellos tan carismáticos y dispuestos también me inspiraron para crear juegos, competencias, actividades a las que se sumaban otros que no eran de nuestra circunscripción pero, todos siempre fueron bienvenidos.

La Universidad del Adulto Mayor marcó un momento importante de su vida, su madre estaba enferma y ella como su cuidadora; por recomendación del Médico de la Familia llegó a esa modalidad de enseñanza, que desde el primer día le brindó nuevos conocimientos, esos que son tan imprescindibles para sostener la vejez.

En la Universidad del Adulto Mayor encontré una vía que me hizo reflexionar sobre la calidad de vida, me permitió conocerme mejor y encontrar nuevas amistades, esas que desde el primer momento hasta ajustaron el horario de las clases para que yo pudiera asistir. Yo digo que nunca es tarde para empezar, que en ese tipo de enseñanza una aprende, no importan los años que tengas.

Allí una cuenta con  psicólogos, geriatras, historiadores, representantes de la cultura y el deporte que te aportan conocimientos, que ayudan mucho en esta etapa de la vida, de verdad que para mí la Universidad del Adulto Mayor ha sido más que una esperanza, ha sido una oportunidad para crecer aun en la vejez.  

La consagración es rasgo distintivo en quien siempre está entre las primeras en todas las tareas, que hoy desde la jubilación la mantienen activa en franca combinación con sus prácticas de Tai chi, la Cátedra del Adulto Mayor, el Club de los 120 años y el Círculo de Abuelos.

Pero a Gloria la distingue algo más, y es la sonrisa, la alegría, el optimismo y cantar, porque ella ama el canto y como ese ha sido uno de sus sueños, también valora como acomodar el tiempo para próximamente asistir a la Casa de la Cultura y recibir clases.

Me hubiera gustado tanto cantar en un coro, en el de Digna Guerra pero, ya que esa meta es difícil de lograr, entonces, aquí, trataré de educar mi voz para seguir cantando a la vida.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre