El bloqueo es éticamente inadmisible

0
221

Continuamente se levantan miles de voces alrededor del mundo en rechazo al Bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos mantiene impuesto a Cuba.  Existe desde los primeros meses del triunfo revolucionario cuando  nos cortaron la cuota preferencial azucarera, suspendieron las exportaciones de bienes de consumo y crearon todo un aparato de atención sobre nuestras operaciones financieras.

Muchas de estas medidas se vieron frustradas con la entrada de Cuba al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), integrado por los entonces países socialistas de Europa.

Luego de la Desintegración de la Unión Soviética y la disolución del Campo Socialista, el Imperio se hizo ilusiones, apostó que dejaríamos a un lado nuestro sistema de justicia social, muy golpeado  por la crisis que trajo consigo el Periodo Especial.

Para recoger la fruta madura articularon la Ley Torricelli en 1992 que prohibía a barcos de terceros países que atracaran en puertos cubanos a entrar en puertos norteamericanos hasta tres meses después de partir de la mayor de las antillas, pero como si eso fuera poco vino entonces la Ley Helms Burton seguida de una serie de medidas de cada una de las administraciones de turno.

La respuesta del mundo no se hizo esperar con la condena al bloqueo por abrumadora mayoría cada año en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Por eso no nos dejemos engañar el Bloqueo está ahí, Cuba no puede adquirir muchos insumos que requiere para su desarrollo económico, social y científico en el mercado norteamericano a solo 90 millas por lo que la transportación sería muy barata, tenemos que salir a buscar esos recursos dinero en mano a miles de kilómetros y a la vez no podemos ofrecer nuestras producciones de alta demanda como el Ron, Café y Tabaco en el mercado norteamericano.

Un ejemplo claro de lo que el Bloqueo nos afecta está en  los Centros Científicos lajeros donde esta política del vecino imperial dificulta sus  investigaciones.

El Bloqueo no es historia, es una realidad Tangible y Palpable y Cuba no descansará hasta su completa eliminación como elemento imprescindible para mejorar las relaciones con Los Estados Unidos, cuyo armazón imperial siempre ha pretendido la isla desde los años de la doctrina Monroe y la teoría de la Fruta Madura.

Pero los cubanos no cederemos en la perseverancia de mantener a toda costa nuestra independencia y soberanía, nos mantenemos firmes. Por todas estas razones considero que el imperialismo y sus sirvientes pierden su tiempo en ir en contra de este pueblo que  trabaja por perfeccionar su modelo económico y defender a toda costa sus conquistas.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre