Educar no es cosa de un día

0
229

adaduran@enet.cu

English version

Las indisciplinas sociales encuentran cobertura en este período vacacional. La presencia de los jóvenes en la ciudad con conductas inadecuadas se hace cada vez más apreciable.

Ellos ingieren bebidas alcohólicas y deambulan hasta altas horas de la noche, lo que provoca disturbios y alteraciones porque no reparan en que muchas familias deben descansar para trabajar al siguiente día.

Ya se hace habitual el tránsito de los varones sin camisa a cualquier hora y por diferentes zonas del territorio, situación bien desagradable y que pasa inadvertida sin que se le preste atención.

Los adultos juegan un rol importante en el trabajo educativo con estos jóvenes. Si observamos con pasividad y aceptamos que se cometan estas indisciplinas, no será posible la tranquilidad ciudadana en esta etapa del año.

Por si fuera poco, se multiplican los basureros y los hechos delictivos en contra de la propiedad social.

No podemos renunciar a la palabra y a la charla que educa y convence y especialmente seamos ejemplo del buen decir y hacer.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre