Dos generaciones y una misma pasión

0
267

Más de 30 años marca la diferencia de edad entre el Instructor Político y jubilado del Misterio del Interior Miguel Ángel Rodríguez Pérez y la 1er teniente Delvis Montero Vásquez, 1ra instructora de la Unión de Jóvenes Comunistas en el MINIT en la provincia Mayabeque, exponentes de dos generaciones que comparten una misma pasión.
Delvis supo siempre que estudiaría una carrera vinculada a este sector.
“Mi tránsito por el Ministerio del Interior fue un poco esperado, yo siempre tuve inclinación por las carreras militares. En el preuniversitario opté por la carrera de Investigación Criminalista y unos meses después de haber realizado las pruebas de actitud me fue otorgada”.
En el 2008 inició estudios en el Instituto Superior del Ministerio del Interior en la especialidad de Investigadora Criminalista y justo, desde su etapa estudiantil, ocupó diferentes funciones sobre todo vinculadas a actividades políticas culturales con las que se inició en el trabajo político – ideológico y una vez graduada en el 2013 comenzó a realizar esta actividad de forma oficial, tarea que desempeña hasta la actualidad.
Los resultados en el trabajo la convierten hoy en una joven de vanguardia.
Los resultados satisfactorios que he tenido obedecen a mi inclinación por el trabajo; siempre me gustó mucho lo que hacía y relacionarme con los jóvenes, saber cómo piensan, sus proyectos inmediatos y por supuesto todo el reto que tenemos; para ello he contado con la ayuda de toda la familia, de todo el claustro de profesores que tuvo que ver con mi formación y de todos los oficiales que conmigo trabajaron “.
Delvis califica su paso por las filas del Ministerio del Interior, como una tarea difícil y sacrificada, que implica cumplir a la par con los roles de una trabajadora militar y la atención a la familia, tareas que exigen mucho de la voluntad personal y del amor por el trabajo para los que confiesa sentirse preparada.
Comprometida con el proceso revolucionario cubano la joven, de apenas 29 años de edad, participa también en tareas de vital importancia para el país como el enfrentamiento a la COVID – 19, escenario donde una vez más la juventud cubana ha dado su paso al frente y se mantiene en la primera línea de combate.
Ser miembro del Ministerio del Interior constituye un orgullo para esta joven, fiel heredera de las ideas de Fidel y de la Generación del Centenario.
La huella indeleble del MININT en uno de sus combatientes jubilados.
Los inicios de Miguel Ángel en el Ministerio del Interior fueron por la Unidad de Selección en Villa Clara, ciudad de la que se siente orgulloso, porque se reconoce santaclareño de pura cepa, de la ciudad del Che, – me cuenta – escenario donde se libró una de las batallas decisivas para el triunfo de la Revolución Cubana y donde el Che jugó un papel importante, independientemente de todas las acciones que realizó a lo largo de su corta, pero azarosa vida. Razones que convierten al Guerrillero Heroico en uno de sus principales paradigmas.
Como parte de su labor dentro del MINIT laboró algunos años en prisiones y por cerca de 17 años se desempeñó en la esfera del trabajo político atendiendo la comunicación, etapa que asegura disfrutó y aprendió mucho con los compañeros de los medios.
Treintaicinco años de labor en el Ministerio del Interior afianzaron su estirpe revolucionaria.
Independientemente de la formación que recibí en el seno de mi hogar, en el Ministerio reforcé mi disciplina, la consagración al trabajo con el cumplimiento de las órdenes, de las disposiciones de las directivas, decisiones que influyen mucho en el cumplimiento y los resultados favorables de las misiones y en tu obrar como individuo dentro de la sociedad y en ese sentido del deber del que es imposible desliarse”.
Ser útil al Ministerio del Interior y a la Revolución Cubana constituye una premisa de vida para Miguel Ángel.
“Mantengo una vinculación estrecha con el sector, en las tareas y actividades que precisan del apoyo de los jubilados participo, me sumo a la labor de los combatientes en las calles para asegurar el distanciamiento social, al combate contra las indisciplina y las ilegalidades y es porque me siento parte del Ministerio del Interior y además soy consciente de mi responsabilidad como ciudadano y como jubilado del MINIT. Sigo aportándole al sector, a los jóvenes los oriento y no me cansaré nunca de dedicarle tiempo al Ministerio del Interior y principalmente a los jóvenes.
Los jóvenes son la continuidad de la Revolución.
“Considero que los jóvenes tienen un reto muy importante que es el de continuar con el legado de nuestros antecesores y fundamentalmente apoyar a la dirección del país sobre todo en momentos difíciles como las condiciones actuales donde la juventud es el motor para impulsar el futuro de la Revolución Cubana”.
Miguel Ángel es de esos hombres con los que puede contar la patria. Su trayectoria dentro del Ministerio del interior y su ejemplo de hoy, lo avalan.
Dos generaciones diferentes: juventud y experiencia se funden en una pasión que se fragua desde el comienzo y crece con el paso de los años

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre