Disciplina y responsabilidad, ¿dónde están?

0
44
caricatura tomada Trabajadores Martirena

Las estadísticas estremecen. No quiero oír, pero escucho cada día al Doctor Durán, entonces  anudo temores y decido dar rienda suelta al optimismo.

Yo creo en las vacunas cubanas pero, también creo que cuanto bien hagamos todos,  es esencial para esta batalla contra la Covid19.

Algunas palabras martillan cada día y unos cuantos las dejan escapar sin miramientos, sin reconocer que disciplina, responsabilidad, auto cuidado y percepción de riesgo son imprescindibles en este tiempo adverso.

Las estadísticas estremecen, a diario crece el índice de contagios, también aumentan los números que dan cuentas de los fallecidos. Todavía algunos no entienden. Todavía algunos no son conscientes del peligro, y la Covid19 sigue asestando golpes mortales.

Mi vecina me pregunta todos los días ¿Hasta cuándo será esto? Mira la calle y su mirada se pierde, en ese deseo infinito de volver a sus rutinas pero, comprende que solamente si se cuida, podrá, cuando llegue la calma, volver a lo que fue su ritmo de vida

Este virus invisible no solo es letal, es macabro. Obliga al aislamiento y quienes lo vulneran reciben un despiadado uppercut. La pelea es desigual y la mayor protección está en la actitud disciplinada y responsable que cada quien asuma, algo que todavía no todos cumplen.

En esta contienda por la vida, es preciso corresponder al desvelo de los científicos, perseverantes y consagrados en su empeño por lograr las vacunas que pongan freno a ese enemigo invisible y despiadado que tanto ha enlutado al mundo.

Insisto en ser optimista, yo confío en las vacunas cubanas y en la efectividad de la disciplina y la responsabilidad.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre