Abdala, más que esperanza

0
279

Abdala más que esperanza es entrega, pasión, amor. Llega como suma de esfuerzo y desvelos, de compromiso por salvar, de empeño en afianzar la vida.

San José de las Lajas despierta ante una realidad que sabe de tantísimas situaciones, que van desde la tristeza  por la pérdida de un amigo o familiar  víctima de la Covid, las preocupaciones por la economía doméstica y de Cuba, hasta el suceso de la vacunación contra la enfermedad que sofoca hoy a todo el mundo.

Abdala llegó para dejar la constancia de un país. Los vacunatorios se han convertido en sitios donde las miradas se cruzan marcando la debida distancia y las sonrisas aparecen sin que los labios se puedan ver.

Del pinchazo no se habla, si de las manos diestras que facilitan llegue a cada uno la dosis de Abdala. Se aprecia una sana complicidad, es algo como un voto por la esperanza, como un amuleto en medio de la oscuridad y el quebranto.

Escuelas convertidas en salas de vacunación, personal de educación en aporte solidario con los profesionales de la salud, todos unidos por una misma causa y en todos esa distinción que los sabe soberanos y altruistas, es la certeza en poder cambiar el curso de los días.

Abdala más que esperanza es un país, es historia hoy y lo será mañana cuando hablemos y hablen otros de esta etapa marcada por la letalidad de un enemigo invisible y depredador.

No podemos dejarnos tentar por el pesimismo, es preciso aferrarnos a la luz, a los caminos que conducen a lo que añoramos: la recuperación y la normalidad que ahora valoramos más.

Pasará este tiempo y este siglo azotado por una pandemia que obliga a distanciarnos, prohíbe abrazos y exige ser más estrictos en la higiene.

Pasará este tiempo y llevará tatuado el esfuerzo de muchos, los desvelos de otros, la falta de percepción de riesgo de algunos y la voluntad de resistencia ante lo que desde la invisibilidad marcó la vida de los sobrevivientes y llevó a la muerte a millones de seres humanos en el planeta.

Palabras proféticas para los días que corren: Todo cuidado es poco. Disciplina, responsabilidad e higiene para frenar al enemigo llamado Covid19.

Califiquenos

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Nombre