Una obra de infinito amor

0
54

 La escuela especial Celia Sánchez Manduley de la capital de Mayabeque constituye un verdadero homenaje a quien dedicó gran parte de su vida a favorecer el desarrollo social de los más pequeños. 

Con más de cuatro décadas, esa institución educativa del territorio destaca por la utilización de herramientas pedagógicas en aras de lograr el crecimiento cultural de niños y jóvenes, con dificultades de aprendizaje y problemas de salud. 

Para recibir a los estudiantes el venidero 5 de septiembre, el claustro de profesores emprende múltiples acciones organizativas y ultima detalles para el inicio del año lectivo 2016-2017. 

La Máster en Ciencias de la Educación, María Lina Turiño, con 40 años en la profesión y subdirectora docente del plantel, refiere con satisfacción que la matrícula del actual curso escolar es de 112 estudiantes, cifra que supera la de años anteriores. 

De ellos, 6 en el curso preparatorio o prescolar, 66 en los dos ciclos de la enseñanza primaria, 27 en secundaria básica y 8 en el curso complementario. 

Además, asistirán a las sesiones educativas 5 niños autistas, que se inscribieron en los grados primero y segundo. 

Por otra parte, Marta Vargas Arias, administradora del centro, aseguró que tienen completa la base material de estudio, conformada por libretas y lápices, temperas, álbumes, instrumentos de trazado, cuadernos de escritura y matemáticas, acuarelas, entre otros y cuentan con todo el mobiliario para las aulas y oficinas. 

La cualidad más distintiva de los hombres y mujeres de la escuela Celia Sánchez es el amor y el empeño por la educación de sus alumnos que posteriormente se incorporan a las actividades comunitarias   como miembros activos de la sociedad.

Dejar respuesta

Comentario
Nombre

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.