Ya no estás Fidel. No estás físicamente pero tu recuerdo vive en cada cubano, en cada persona que sabe apreciar lo que hiciste por Cuba y por el mundo. El Granma, la Sierra, el Moncada, tu verde olivo; ese que identificó tus ideales, tus deseos de ver a Cuba libre y mantener esa libertad.

Lágrimas, tu pueblo te llora, te honra, te venera. Pero tú sigues aquí, cerca. Mi madre me cuenta anécdotas que me tocan el corazón. Ella es de esa generación que sintió bombas, tiros, que una vez más que otra te vio andar por los montes.

Me habla de tu carisma, tu sencillez. Yo soy joven y mi sueño como el de muchos fue recibir tu abrazo. Soy joven y en mi archivo personal ya no podré contar con esa entrevista que soñé hacerte un día. No tuve esa oportunidad.

Los cubanos estamos convencidos que a esta Revolución, a tu Revolución le debemos mucho. Este periodista te recuerda, tu pueblo no te olvida Comandante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *