No hay camino para la paz, la paz es el camino

0
37

Desde la década del 80 del siglo pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 21 de septiembre como el Día Internacional de la Paz.

La efeméride significa la necesidad que tenemos los seres humanos de practicar la hermandad, de consolidar el respeto y cultivar el amor.

La paz alude a ese estado civilizado de la evolución cultural donde las naciones conviven en armonía, amén de las diferencias de estado. Es resolver situaciones globales sin conflictos bélicos, ni enfrentamientos con armas de fuego o con ocupación extranjera.

Este 2020, cristaliza la necesidad  que tenemos todos de forjar la paz  juntos. El mundo entero enfrenta al nuevo coronavirus, ese  enemigo invisible que no distingue  ni  credo, ni  raza, ni sexo, ni edades; más bien ha demostrado ser el adversario  común de toda la humanidad, pues ha puesto en riesgo nuestra salud y la vida.

Este año, la COVID-19, llegó para demostrar que no debemos enfrentarnos los unos a los otros, sino que debemos vivir en concordia, muy lejos de las ambiciones que destruyen ideales.

Para los millones de hermanos que vivimos en la mayor de las Antillas es una prioridad fomentar la cultura de paz,   a partir de los valores, actitudes y  sentimientos.  La idea se materializa desde la convicción profunda de que todos somos iguales, con los mismos derechos y oportunidades. De ahí el respeto mutuo, la lucha por el bienestar  y la justicia social.

El Día Internacional de la paz es una jornada para repensar y repasar el compromiso que tenemos con nuestros semejantes. Es la ocasión  de considerar la idea del líder indio  Mahatma Gandhi cuando expresó que “No hay camino para la paz, la paz es el camino”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here