Son ellos esas razones que nos asisten para defender la alegría. A diario pueblan la vida de San José de las Lajas, desde las más increibles travesuras, arropados de la mayor fantasía pero con un denominador común: La amistad. Ese sentimiento que los anima y enseña a ser personas de bien, solidarias y sensibles.
  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *