Desde hoy Mayabeque asume la segunda fase pos Covid-19, sin lugar a dudas un logro de la unidad de acción en el territorio que implica más disciplina y  control, porque no se trata del fin de la pandemia, sí de la continuidad del enfrentamiento desde la responsabilidad individual, imprescindible en todo momento.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel precisó este jueves que el desescalamiento, tiene que ser bien riguroso, gradual, para evitar complicaciones y, sobre todo, estar seguros de que tenemos la capacidad para detectar a tiempo los brotes de la enfermedad, trabajarlos intensamente para que no se nos compliquen y no se conviertan en eventos de mayor magnitud.

De eso se trata.  La nueva fase también es un desafío, es elemental cumplir estrictamente cada medida y no regodearse con el resultado, sino asumir con seriedad las medidas dispuestas para evitar un rebrote. Es preciso estar alerta y ante cualquier síntoma que pudiera aparecer lo primordial es acudir al médico.

En Cuba la pandemia además de las huellas que ha dejado, entre ellas el lamentable fallecimiento de 86 personas, también revela el ingente esfuerzo del estado, el aporte del sistema de salud y de los científicos para contrarrestar el nuevo coronavirus, cuyo impacto en el mundo ha sido devastador.

La mayor de las Antillas ha mantenido sistemáticamente diálogos de la dirección del país con la comunidad científica cubana, en los que se valoran resultados nuevos o que se están consolidando. Todo ello constituye una fortaleza, unidad en el combate contra un enemigo voraz.

Inicia hoy Mayabeque la segunda fase y es preciso ganar en conciencia, no se puede retroceder, por tanto las medidas implementadas son de obligatorio cumplimiento. En otras naciones, el rebrote ha ocupado lugar, ante el resquebrajamiento de la disciplina, ante la confianza desmedida y si de algo tenemos que estar claros es que la pandemia no ha llegado a su fin.

Todos somos responsables. Todos tenemos el deber de contribuir al freno de la pandemia. Cuidarnos implica también cuidar a los demás. Ser disciplinados y rigurosos en el cumplimiento de cada medida sanitaria implementada permitirá que prime la salud y no tenga cabida el virus.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *