Una dama de casi 500 años

0
22

 

tica, majestuosa, seductora, fue y es La Habana, inspiración de poetas, recuerdo inolvidable, sitio prendado al corazón de cubanos y foráneos.

Próxima a sus primeros 500 años, se distingue esta hermosa ciudad por cierto embrujo que la hace diferente y por siempre espacio amado.

Abriga su encanto fundacional y abraza esa mezcla de tradiciones y modernidad que esculpen a diario una imborrable impronta, esa que la muestra imprescindible a la memoria.

Numerosas interpretaciones musicales revelan su lozanía, baste citar entre ellas Esto no es una elegía, de Silvio Rodríguez; Habáname, de Carlos Varela; Andar La Habana, de Ireno García; La Habana en Febrero de: Liuba María Hevia; Por La Habana, de Marta Valdés; La Habana no aguanta más y La Habana sí, de Juan Formell y Los Van Van y Que se sepa, yo soy de La Habana, de Chucho Valdés y Sábanas Blancas de Gerardo Alfonso

Testigo de hechos trascendentales de nuestra historia, refugio de artistas que en ella encontraron fuente de inspiración, lugar al que siempre se recurre con deuda infinita porque en sus calles, en los más insospechados parajes, en su gente quedó la anécdota, la amistad inquebrantable, el cariño y multiplicadas razones para no dejarla en brazos del olvido.

En noviembre venidero, la villa San Cristóbal de La Habana estará de cumpleaños,  sobrada razón para llegar hasta ella, para celebrar su existencia y para multiplicar su cuido, el amor por cada uno de sus espacios y la alegría por saberla altiva, plena y siempre hermosa.

 

Sábanas Blancas

Habana, mi vieja Habana

señora de historia de conquistadores y gente

con sus religiones, hermosa dama… 

Habana, si mis ojos te abandonaran…

si la vida me desterrara a un rincón de la tierra

yo te juro que voy a morirme de amor y de ganas

de andar tus calles, tus barrios y tus lugares… 

Cuatro caminos, Virgen de Regla, puerto de mar

Lugares, destinos…

el largo muro del litoral, el Capitolio y Prado

con sus leones, sus visiones

 Sábanas blancas colgadas en los balcones

Sábanas blancas colgadas en los balcones 

Habana, mi gran Habana 

Costumbre de darle una vuelta a la Ceiba de noche

Y fiestas en casas de barrios modernos y pobres

de gente noble… 

Habana, si mis ojos te abandonaran…

si la vida me desterrara a un rincón de la tierra

yo te juro que voy a morirme de amor y de ganas

de andar tus calles, tus barrios y tus lugares…

 Virgen del Camino, Nuevo Vedado residencial

lugares, destinos…

Faro del Morro y la Catedral

Barrios pequeños y llenos de tradiciones y emociones… 

Sábanas blancas colgadas en los balcones 

Sábanas blancas colgadas en los balcones

    Autén

Dejar respuesta

Comentario
Nombre