Buque iraní sigue descargando condensado de gas en Venezuela, mientras otras tres embarcaciones se acercan a puerto de ese país

0
21

Tomado de Radio HC

Teherán, 16 sep (RHC) El buque Honey, de bandera y propiedad iraní, continúa hoy la descarga de condensado de gas en el puerto José, en Venezuela, en cumplimiento de acuerdos comerciales entre Teherán y Caracas, según se conoció aquí.

La nave comenzó hace tres días a depositar unos dos millones de barriles de esa sustancia extraída del campo de South Pars, en el golfo Pérsico.

Irán envió otros cargamentos a Venezuela, pero este último es el primero de su tipo remitido a la nación sudamericana y que vuelve a desafiar las amenazas de Estados Unidos de detener el intercambio entre los dos países.

En agosto, el gobierno estadounidense notificó de la incautación de mil 116 millones de barriles de combustible iraní que se dirigían a Venezuela.

Las autoridades del país de los persas explicaron que los barcos no eran iraníes ni tampoco sus respectivas cargas y su destino no era la nación sudamericana.

Los propietarios de esos cargamentos presentaron una demanda ante el Tribunal de Distrito de Columbia, en Estados Unidos, en la cual explicaron que estaban destinados a Trinidad-Tobago para venta a clientes en Perú y Colombia.

Mobin International Limited, en Emiratos Árabes Unidos, aseguró que era suya la carga de los petroleros Bella y Bering; Oman Fuel, registrada en Reino Unido, de la de los petroleros Pandi y Luna, y Sohar Fuel, de Omán, poseía parte de la carga a bordo del Luna.

El sitio de rastreo marítimo Tankers Trackers reportó que otras tres embarcaciones iraníes llenas de gasolina surcan el océano Atlántico con rumbo a Venezuela.

Los barcos, de propiedad y bandera iraníes, son el Forest, el Fortune y el Faxon, todos construidos en 2004 y controlados por National Iranian Tanker Co.

Esos mismos buques descargaron en mayo y junio pasado productos iraníes en el país sudamericano.

La consultora de seguridad Dryad Global reveló que el trío de embarcaciones apagó sus transpondedores a su salida de Irán y volverán a funciones cuando estén cerca de su meta.

De acuerdo con los directivos de Dryad, está claro que esa medida emite una señal dirigida a no permitir interferencia de Estados Unidos en el trasiego comercial iraní.

 

(Prensa Latina)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here